El exposímetro. Controlar la luz.

El exposímetronos ayuda a controlar la luz que llega a nuestro sensor. Nos indica en cada momento si nos falta o nos sobra luz. Para corregir el exceso o falta de luz contamos con tres herramientas. La apertura, la velocidad de obturación y la sensibilidad del sensor. Modificando cada parámetro regulamos la cantidad de luz. Pero, ¿cómo sabemos que tenemos la cantidad adecuada?

El exposímetro funciona de una forma similar a una balanza romana. Tenemos que buscar el equilibrio, que el indicador marque cero. Si está en positivo, tenemos demasiada luz. Si está en negativo, falta luz. En realidad es algo más complejo, y no siempre tendremos que dejar el exposímetro a cero. Pero eso lo aprenderemos más adelante. Para empezar, hacerlo así nos asegurará que la mayoría de nuestras fotos salgan correctamente.

Fíjate ahora en las siguientes imágenes del exposímetro de esta cámara. En la primera foto vemos señalado en amarillo los valores de velocidad, apertura e iso.
En este caso son f/5.6, V 1/40, ISO 100. Eso significa que para esas condiciones de luz con esos parámetros obtendríamos una fotografía correctamente iluminada.

Ahora fíjate en la segunda foto. Solo hemos movido la velocidad. Ahora es una velocidad más rápida V 1/80. Justo el doble de rápida que en la imagen anterior. Es la mitad de tiempo para que entre luz al sensor y por lo tanto la foto no tiene la luz suficiente. El exposímetro se sitúa en negativo indicando que falta luz.

 

 

Por último, en la tercera imagen vemos como la velocidad ha bajado a 1/20. Ahora es una velocidad más lenta. El sensor va a estar expuesto a la luz el doble de tiempo que en la primera foto. Por eso nos indica el exposímetro que la foto está sobreexpuesta un paso.

 

Tu cámara en automático buscar una combinación de estos tres parámetros para conseguir que el exposímetro este a cero. Entonces, por qué no dejar que la cámara trabaje directamente en automático. Como ya explicamos en la primera entrada de esta sección, la apertura y la velocidad, a parte de regular la cantidad de luz que llega al sensor, producen efectos estéticos en nuestra foto. Controlarlos por nosotros mismos supone controlar al cien por cien el resultado final de nuestra imagen.

 

En la próxima entrada hablaremos de la apertura y el número f/ y conoceremos las claves para controlarla. Ahora te propongo un pequeño ejercicio para practicar:

Ejercicio:

Coge tu cámara y ponla en modo manual. Para facilitarte, busca un sitio luminoso. Sal a la calle en un día soleado. Ahora mueve el número f/ de tu cámara hasta que ponga f/5.6. Encuadra para hacer una foto y no muevas la cámara. Las cámaras están constantemente midiendo la luz, así que tienes que mover los parámetros de tu cámara apuntando hacia donde quieres hacer la foto. Si apartas el ojo de la cámara y apuntas por ejemplo a suelo puede que las condiciones de luz sean diferentes y te indique unos parámetros erróneos para la foto que quieras hacer. Una vez que tengas f/5.6 puesto fíjate en el exposímetro. ¿Está en negativo, en positivo o justo en el cero? Ahora mueve la velocidad hasta que notes que el indicador del exposímetro se mueve y se acerca a cero. Haz la foto. Pregúntanos tus dudas y comparte tu foto en los comentarios o en las redes sociales mencionándonos y con la etiqueta/hashtag #zoomejercicios y estaremos encantados de comentarla.

top
TÉRMINOS Y CONSICIONES DE USO. POLÍTICA DE PRICACIDAD. CONTACTO.
X